Es un útil que consiste en un pequeño soporte para diferentes puntas de atornillar. Está fabricado en metal y plástico. Lo forma una base hexagonal de un tamaño estandar para encajar en cualquier atornillador o taladro con función de atornillado, y en el otro extremo está preparado para colocar las puntas encajándolas a presión. En algunos modelos se añade un tope de profundidad para no pasarnos a la hora de colocar un tornillo.

Se usan principalmente en trabajos como el montaje de muebles o la instalación de placas de cartón yeso. Se trata de un elemento imprescindible para un rápido cambio de puntas.

Portapuntas