Es un accesorio de cocina que consiste en una estructura metálica con acabado epoxy, un compuesto resinado endurecedor de alta calidad que protege el material que recubre. Cuenta con tres alturas y cuatro puntos de apoyo, la parte frontal es redondeada y la posterior presenta un acabado recto.

Está indicado para colocar de manera ordenada y funcional sartenes de diferentes tamaños sin que se golpeen o rocen entre sí. De este modo se mejora el acceso a ellas y su manipulación. Está orientado a la organización, el ahorro de espacio y el buen mantenimiento de sartenes en el interior del mueble.

Portasartenes