Barra específicas para cortinas pequeñas o ligeras. Se fabrica en diferentes formas, como redondos y planos, y de materiales como plástico, madera o metal. Se coloca entre dos muros, atornillada o a presión, y se aloja en el dobladillo de los visillos. Existen modelos extensibles para adaptarse a espacios de diferentes medidas, que se instalan con escarpias o con soportes adhesivos y se emplean para cocinas y baños.

Los cables también son una opción discreta y moderna para visillos y cortinas ligeras. Se instalan tanto a la pared como al techo aunque requieren que estos sean sólidos. Se desaconseja colgarlos de muros o falsos techos de cartón yeso.

Portavisillos