Se trata de una imprimación incolora con base disolvente. No forma película y es completamente transparente.

Sirve para proteger a la madera contra los insectos xilófagos como la termita o la carcoma, la humedad y los hongos de pudrición. Repele el agua protegiendo contra la lluvia y la humedad, y dosifica ésta en el interior de la madera para evitar que se reseque. 

Se usa en todo tipo de maderas, tanto interiores como exteriores: vigas, pérgolas, vallas, muebles de jardín, ventanas, etc. Se debe aplicar sobre madera natural y superficialmente seca. Es ideal como base para aplicar después un barniz a poro abierto.

Su aplicación puede ser a brocha, a pistola o pulverizado. El tiempo de secado entre capa y capa de producto es 24 horas. El rendimiento alcanza los 4 m2 por litro aproximadamente.

Protector para madera