Es una puerta compuesta de madera y chapas metálicas en su interior, viene provista de bisagras antipalanca para su apertura, un pomo, una manilla, un bombín, escudo y una mirilla. Se coloca en la entrada de la vivienda.

Esta puerta dota al hogar de protección contra ataques por fuerza. Además de los dispositivos de seguridad ya descritos, su principal diferencia con la puerta acorazada es que su estructura contiene más madera que metal. 

 

Puerta blindada