Es un producto en polvo indicado para limpiar y abrillantar mármoles y piedras pulidas. Se aplica de forma sencilla, antes debes pulir con un papel de lija de grano 400 a 600. A continuación vierte los polvos pulidores sobre la superficie a tratar con una muñeca de algodón humedecida. Realiza movimientos circulares para limpiar las machas que tenga. Vuelve aplicar el pulidor con la muñeca de algodón pero esta vez para darle brillo.

Es muy recomendable utilizar guantes, en caso de no usarlos hay que limpiarse las manos con abundante agua al terminar el trabajo.

Pulidor de mármol