Es una herramienta que se usa para corregir defectos y arañazos sobre todo en chapa, por ejemplo en un coche. Además se utiliza para pulir salientes, cordones de soldadura, soltar remaches, redondear ángulos o cortar metales. Es una máquina muy versátil y su campo de aplicación se extiende a varios procesos de la industria. Hay dos tipos para elegir:

  • Las rotatorias funcionan mediante el giro o rotación entre 1000 y 3000 revoluciones por minuto. Puedes elegir la velocidad para el pulido, su ergonomía, su peso y las revoluciones por minuto de trabajo.
  • Las de doble acción incorporan cierta oscilación a la rotación, se calientan menos y son menos agresivas. Están recomendadas para usuarios con poca experiencia.

Ambas se usan con almohadillas o tambores pulidores, aunque también puede incorporarse para el trabajo más rudo alguna lija autoadhesiva.

Pulidora eléctrica