Herramienta eléctrica compuesta de un motor, una manguera, y según el modelo, un recipiente y una pistola. Los de mayores dimensiones incorporan unas ruedas para facilitar su transporte. Se utiliza para pintar, lacar o barnizar todo tipo de materiales, dependiendo del orificio de la boquilla de la pistola y el fluido utilizado, consiguiendo un gran acabado.

Para su utilización, se debe introducir en el depósito la cantidad que se requiera del producto a pulverizar. En otros casos es la manguera la que se mete dentro del bote de pintura. Para poner la máquina en marcha, hay que presionar el gatillo de la pistola y con ello se abre la válvula interna que deja pasar el aire comprimido junto con el fluido por la boquilla, pudiendo ser regulado el caudal mediante el propio gatillo dándole mayor o menor recorrido.

Pulverizador de pintura