Consiste en esparcir un líquido sobre una superficie en gotas muy pequeñas. También se refiere a la acción de triturar un sólido hasta convertirlo en polvo. En jardinería, se pulverizan las plantas con agua para refrescar la superficie de las hojas, mejorando la humedad ambiental, muy recomendable en plantas tropicales como las orquídeas.

También sirve para aplicar tratamientos fito-sanitarios, diluyendo en agua el principio activo y pulverizando toda la superficie de la planta para eliminar plagas o enfermedades.

Para ello, se utiliza un pulverizador, que consta de un depósito con el líquido y un dispositivo que hace que el agua salga vaporizada.

Pulverizar