Es un utensilio necesario para los yeseros y albañiles. Está fabricado en metal y recubierto de una pintura protectora para prevenir la oxidación y tiene la función principal de sujetar, tanto reglas, como cordeles que sirvan como guía a la hora de vestir las paredes o alicatarlas y así mantener a nivel el trabajo.

Se compone de dos partes, una varilla afilada en forma de clavo largo cuya función es la de insertarse en la pared y mantenerse fija. La otra parte, es una pieza móvil que se desplaza a través de la punta, con el fin de ajustarse al ancho de la regla que se va a colocar. Es muy fácil se usar, se clavan varias a lo largo de la regla o cordel y así queda una referencia en la pared sobre la que trabajas.

Punta de yesero