Es un aparato electrónico fabricado en plástico que tiene soporte a techo. Se conecta al router a través de un cable de red y distribuye una señal wifi en una zona determinada, creando una red local inalámbrica. Puedes

gestionar su uso a través de un ordenador principal que hará de administrador y dictará si la red es de acceso público o privado mediante contraseña.

Permite una velocidad inalámbrica máxima de hasta 300 mbps, megabytes por segundo, siempre en función de la velocidad que tengas contratada con el operador de red y teniendo en cuenta que a través del wifi se pierde una parte de esta.

El alcance de la señal alcanza hasta un máximo de 60 metros sin obstáculos o paredes. Este gran rango de alcance es muy útil para colocarlo y suministrar wifi a grandes superficies o edificios con varias plantas.

Este aparato permite conectar más de 100 equipos y dispositivos a la red local, sin embargo, recuerda que la velocidad se irá repartiendo entre todos ellos, nunca llegará la misma velocidad a cada uno. Es útil para pequeñas empresas y negocios.

Punto de acceso wifi