Es un aparato de calefacción que cuenta con una o más resistencias eléctricas para calentar. Habitualmente presenta forma redonda y es una versión más moderna y segura de los antiguos braseros que utilizaban el carbón como combustible para producir calor. Suele colocarse cerca de los pies, debajo de la mesa camilla.

Algunas de sus características importantes son la potencia y el nivel de intensidad, así como la cantidad de resistencias eléctricas de las que dispone. Cuanto mayor sea su potencia, más calor emite.

También es posible que cuente con interruptor de seguridad para niños y termostato regulable para mantener una temperatura más constante y un nivel de consumo inferior.

Radiador brasero