Es un dispositivo fabricado en aluminio o hierro fundido, aunque los modelos de este último material son más antiguos y díficiles de encontrar. Presenta diversas alturas. Su poder calorífico depende de su tamaño y de los elementos que lo compongan.

Produce calor en la estancia en la que esté instalado. Para que esto suceda, debe conectarse a una fuente de alimentación para que circule el agua por su interior. Esa fuente puede ser una bomba de calor o una caldera. Para su instalación se necesita una serie de piezas, como la llave, el purgador, el detentor, el tapón y la reducción con sus correspondientes juntas. Estos elementos se conectan a la instalación de agua que esté previamente hecha en casa.

Radiador de agua