Es una herramienta compuesta por una pieza metálica con púas de 8 mm que va unida a un mango de madera mediante un tornillo, que permite reemplazar la pieza cuando se gasta. El mango está barnizado para que tenga mayor durabilidad y su forma es ergonómica para facilitar su uso.

Se utiliza en trabajos de albañilería para el rascado del mortero monocapa. Se emplea en la parte final del enfoscado. Una vez que el mortero aplicado está parcialmente seco, se trabaja en la superficie con el rascador de púas para regularizar el espesor y dejar el mortero a ras de los junquillos utilizados en el enfoscado.

Rascador