Pequeña herramienta manual muy manejable y de poco peso que consta de un pieza rascadora metálica de 16 cm de ancho, a modo de cuchilla, y de un mango largo, normalmente de madera. También se la conoce como desherbadora.

Es muy útil para quitar las malas hierbas en los alcorques, entre adoquines, piedras de caminos, bordes de caminos y por lo general en suelos compactos, aunque también hay modelos para poder trabajar en terrenos más sueltos, como en huertos. Algunos modelos son pendulares, permitiendo cierto movimiento de la pieza rascadora a medida que se trabaja rascando sobre las hierbas y el terreno hacia adelante y hacia atrás.

Rascador de hierbas