Es una herramienta que te ayuda a retirar las juntas de un aplacado cerámico ya instalado. El uso principal se debe a la restauración del rejuntado, ya que hay que retirar muy bien la junta anterior para que la nueva agarre perfectamente. Se compone de una cuchilla con el borde rugoso para ayudar a raspar el material existente, a esta cuchilla se le añade un mango para poder usarla sin causar daños al manipularla. Es recomendable el uso de guantes y gafas de protección ya que se desprenden pequeñas partículas perjudiciales para la salud, con lo que el uso de equipos de protección es obligatorio.

En principio es una herramienta de uso manual y sencilla, aunque existen hojas para radial y brocas para taladros que puede ayudar a realizar ese trabajo de una forma mecánica. Al ser un herramienta manual, el uso y precisión de la misma es más controlable por el usuario que si usas una herramienta eléctrica.

Rascador de juntas