Es una herramienta de jardinería que consta de una barra con púas o dientes fijada transversalmente a un mango. Antes se fabricaba en madera o hierro, pero en la actualidad es de acero o plástico. El de este último material suele tener las púas más largas y flexibles.

En agricultura se usa para recoger hojas, heno y todo tipo de restos vegetales. En jardinería se emplea para aflojar el suelo, nivelar o recoger las hojas secas. Existen rastrillos de mano, con las púas más rígidas, para remover restos vegetales, airear el suelo o colocar la tierra.

Rastrillo