Es un tipo de sustrato que presenta en su composición una mezcla de turba negra, arena de sílice y mantillo. Su uso está indicado para cubrir la semilla de césped tras la siembra y resiembra y para rellenar los huecos formados tras el proceso de escarificado.

Su estructura es muy ligera, de forma que favorece el desarrollo de las raíces. Gracias a su importante proporción de arena, facilita el paso del agua, el aire y los fertilizantes. Como resultado, el suelo queda bien drenado y se evita la aparición de musgo y hongos del césped.

Recebo