Es un mecanismo que enrolla o desenrolla la correa de la persiana. Internamente lleva un muelle en forma de bobina o ruleta que ayuda a mantener la correa firme y evita que quede colgando. Hay diferentes recogedores según su forma de instalación, empotrado, es el más clásico, en persianas más antiguas, se empotraba en la pared y solo mostraba el embellecedor exterior. Actualmente, en casi todas las ventanas, va integrado como parte del marco de la ventana, con lo que se evita el hueco en la pared.

El sobrepuesto, abatible al mismo tiempo, se suele atornillar a la pared y es circular, es muy utilizado en ventanas a las que se añadió después la persiana o donde la pared no era suficientemente gruesa para colocar un encastrado. Se puede girar cuando se está utilizando. También varían según el ancho de la cinta.

Recogedor de persiana