Es el proceso de desbastar el lateral de las piezas cerámicas para que pierdan el borde curvo natural que resulta de la cocción.

El resultado son baldosas y azulejos de corte completamente recto y ángulos perfectos. Por tanto, permite tener juntas mucho más finas y da un aspecto mucho más uniforme a suelos y paredes.

Rectificar cerámica