Es una bolsa de tela que va rellena de borlas de hilo blanco. Se fabrica en diferentes tamaños, en forma cuadrada o rectangular y de color blanco. En su interior hay una cantidad suficiente de borlas para que el relleno sea muy mullido y, por lo tanto, el cojín sea cómodo.

Sirve para colocarlo dentro de una funda. Para ello, este último elemento tiene una cremallera en uno de los laterales. Es importante elegir bien la medida exacta de funda para que quepa el relleno.

Relleno de cojín