En jardinería, consiste en el movimiento de la tierra para que se airee. De este modo, se consigue un suelo menos duro en el que las raíces adquieren más fuerza y profundidad. Además, se renuevan los gases para el crecimiento de las plantas y es el momento para usar fertilizantes.

Se realiza en otoño y se emplean herramientas como azadas, azadillas, binadoras, rastrillos y horcas para facilitar la tarea.

Remover