Es un kit formado por un líquido compuesto por resinas variadas y los soportes necesarios para aplicarlo. Estas piezas están fabricadas en plástico y goma y constan de ventosas y guías.

Está indicado para arreglar pequeñas gritas o fisuras en cristal. Para utilizarlo, se limpia y se seca la zona afectada, se coloca el soporte con el aplicador sobre la grieta y se vierte el líquido a través de él. Se deja actuar y, tras esperar el tiempo de secado, se retira el soporte y se limpia la zona.

Reparador de cristales