Es una masilla cuya mezcla viene preparada y lista para usar, por lo que su aplicación es muy sencilla. Sirve para reparar grietas, juntas y rellenar huecos en zonas en las que haya desaparecido la junta que existía.

Aportan estanqueidad a las baldosas impidiendo que se filtre la humedad. Igualmente, puede emplearse para renovar juntas que se hayan ennegrecido o amarilleado por el uso. Para aplicarlo es necesario rascar y sanear las juntas, después se debe agitar y amasar el tubo antes de usarlo. A continuación se aplica la masilla directamente sobre la junta, se humedece ligeramente el dedo para facilitar su agarre o puedes ayúdate con una pequeña espátula. Deja secar el tiempo recomendado por el fabricante y retira los restos de la masilla con un paño húmedo.

Reparador de juntas