Es un producto a base de dos componentes sintéticos, consistentes en un polvo blanco de mármol y una resina. También incluye dos colorantes, ocre y negro, para mezclar y conseguir una tonalidad determinada. Se adhiere sobre mármol y piedras como la caliza y el travertino.

Se utiliza tanto en interior como en exterior para tapar y encolar. Sirve para reparar grietas, rellenar pequeñas picaduras y agujeros, pegar el mármol cuando se ha partido o roto y recubrir una superficie irregular. Luego puede alisarse, lijarse y pintarse.

Reparador de mármol