Es un producto que se presenta en varios formatos, como espray, crema o líquido, aunque su modo de aplicación es similar. Sirve para restaurar la piel de los muebles.

Para utilizarlo, debe extenderse sobre la superficie. A continuación, se frota con una bayeta de microfibra o una esponja suave con delicadeza hasta que conseguir que la piel absorba el producto y recupere su brillo.

Revitalizador para pieles