Es un elemento con forma rectangular fabricado en múltiples materiales como madera, cerámica, linóleo, aluminio o PVC. Presenta diferentes estilos que se adaptan a todo tipo de decoración.

Se utiliza para tapar la junta generada entre el suelo y la pared, de modo que camufla las imperfecciones existentes y protege las esquinas de golpes. Un rodapié de madera se coloca utilizando clavos o un adhesivo, pero uno de cerámica se sujeta con cemento. Para su instalación, las paredes y el suelo deben estar acabadas. Se calcula el perímetro del habitáculo para valorar el material que se necesita y se comienza a cortar los ingletes de las esquinas. Después de comprobar que es correcto el montaje, se fija con un adhesivo, cemento o clavos, dependiendo del material.

Rodapié