Es una pieza que se compone de dos anillas unidas entre sí por un empalme giratorio. También es conocido como quita-vueltas. Su función es la de evitar el enmarañamiento de los eslabones y su uso es imprescindible a la hora de sujetar cadenas sometidas a movimientos giratorios o de torsión. Están presentes en todas las cadenas de paseo de animales, aunque su uso puede ser muy diverso.

El número de rodetes que hay que instalar para que su funcionamiento sea efectivo debe ir en función de la longitud de la cadena y de la torsión que esta sufra. Cuanto más larga sea y más giros soporte, mayor será la cantidad de rodetes a instalar. El primero y el segundo se colocarán al principio y al final de la cadena, los siguientes, si fueran necesarios, deberán ir intercalados entre los eslabones y separados lo máximo posible entre sí.

Este componente se fabrica en diversos tamaños y materiales, aunque elzamak, aleación de zinc con aluminio, magnesio y cobre es de los más habituales debido a su dureza y su alta resistencia a la tracción.

Rodete