Piezas de tela, piel o plástico que  facilitan el apoyo en el suelo y protegen las rodillas frente a una lesión. En estas piezas va adherida o cosida una parte acolchada y resistente, usada para amortiguar y prevenir el dolor causado por posiciones forzadas o impactos. La fijación a la pierna puede ser mediante diferentes tejidos elásticos, tiras de velcro o cierres de seguridad.

Encontrarás diferentes tipos en función al trabajo a realizar:

  • Profesionales: Protección exterior de goma y cierre de velcro.
  • ETP: Económicas, menos resistentes.
  • Industriales con gel de nailon: Resistentes a la abrasión.
  • De poliuretano: De espuma, utilizadas en bricolaje.
  • De fento y gel:  Ligeras, robusta y antideslizantes.
  • Con forma de caja: Flexible con poca resistencia al choque.
  • Semi-redondas Acolchado básico sin sujeción.
  • Con mandil: Con fuelle móvil que se adapta al movimiento.
  • Armónica: Se adaptan a la articulación de la rodilla en cada posición y al andar.
Rodilleras