Instrumento que consiste en un cilindro de material absorbente que gira sobre un eje, de modo que deposita pintura sobre un área. Está fabricado en espuma de alta densidad y, debido a sus características, permite llevar a cabo cualquier tarea de pintura sobre superficies. Se utiliza para decorar grandes extensiones, ya que se ahorra tiempo. Para utilizarlo, se impregna de pintura y se pasa sobre la zona que desea cubrirse.

En productos de madera, da más capacidad de carga y muy buena descarga, proporciona acabados extrafinos y posee un mayor rendimiento respecto a un rodillo tradicional, además de que reparte el barniz de manera más homogénea. En productos sintéticos, ayuda a conseguir acabados más finos y permite empapar el producto menos veces en la cubeta, por lo que absorbe mucha más pintura y proporciona un acabado más liso. En productos acrílicos, se usa para esmaltes al agua o imprimaciones del mismo tipo y no provoca burbujas, por lo que deja un acabado más fino que el rodillo de espuma tradicional. Además, gracias a su composición absorbe más cantidad y la suelta con más facilidad, por lo que contribuye a ahorrar tiempo.

Rodillo microcráter