Es un líquido transparente que tiene la capacidad de disolver el tinte de una impresión y transferirlo a la superficie elegida. Se presenta en un formato de rotulador grueso, cuyo aplicador está situado en uno de sus extremos y tiene la punta de goma gruesa y plana.

Sirve para transferir imágenes, textos o fotografías impresas a láser sobre cualquier base con un mínimo de porosidad. Para utilizarlo, hay que colocar la imagen sobre la zona elegida y frotar hasta impregnar el papel, presionando con un palito de madera para ayudar a la impresión. Después, se retira el papel y se protege la transferencia con barniz o medium en el caso de tela. Se emplea en manualidades y en la decoración del hogar. Se usa en materiales como tela, papel, madera, corcho o cerámica.

Rotulador Transfer Marker