Sirven para perforar diferentes materiales. Hay varios tipos de sacabocados, aunque todos están pensados para la misma función. Tienen en común una punta cortante y hueca, que al mismo tiempo que perfora, consigue extraer el pedazo de pieza cortada, a modo de bocado.

Hay sacabocados de una sola punta, similar a un granete o botador, que se golpea con martillo una vez que la punta se ha puesto sobre la pieza que se quiere perforar, en este caso cuero, cartón, metal, etc.

Una versión más polivalente de sacabocados es el similar a una tenaza con un cabezal con varias puntas de diferente grosor para hacer perforaciones distintas. En este caso, la función de perforar se hace cerrando fuertemente la tenaza. Se utiliza también para los mismos materiales: cuero, cartón, metal...

El sacabocados para jardinería es una pequeña pieza de plástico rígido y una punta metálica con la que se perfora a medida los tubos de polietileno para los riegos por goteo. Se hace el orificio correspondiente en el que luego se inserta a presión el gotero.

Sacabocados