Elemento de filtración para piscinas que se utiliza para depurar el agua. Se trata de un saco de pequeños granos de vidrio reciclado con forma irregular y aristada, cuya cantidad varía en función del filtro a utilizar. Su forma permite que se reduzca la turbidez del agua. Se recomienda limpiarlo cada diez años.

Para su uso, es necesario introducir los granos en el filtro para retener las partículas más pequeñas. El vidrio ofrece una gran vida útil, ya que no es necesario su reemplazamiento, además de proporcionar una enorme capacidad de filtrado gracias a su porosidad. Es muy respetuoso con el medio ambiente y a su vez es un potente bactericida. 

Saco de vidrio filtrante