Es una bolsa de tejido que se encarga de recoger todas las micropartículas que desechan las máquinas al cortar o lijar un material. Se emplea en cepillos eléctricos, lijadoras excéntricas, lijadoras orbitales, sierras de calar y  fresas universales.

Debe introducirse en una boquilla circular que utilizan esas herramientas para extraer los restos que se generan al ponerla en marcha. La sierra de calar la tiene en su parte trasera, mientras que en las lijadoras y los cepillos eléctricos se encuentra en los laterales. Es útil para tener que limpiar lo mínimo posible cuando se realizan reparaciones o labores de bricolaje.

Saco para el polvo