Producto en forma de pastillas o de gránulos gruesos que se coloca en un dispositivo descalcificador. Por ello, es necesario verificar la pureza química que se ha utilizado en su fabricación. Así se evita el deterioro de la resina y la obstrucción del sistema de aspiración de salmuera del aparato.

Sirve para evitar las incrustaciones de cal y alargar la vida útil del descalcificador. Este elemento cuenta con un depósito de sal cuya capacidad varía en función de la cantidad de agua que trate. Cuando la resina del aparato no puede capturar más iones de calcio, es necesario el ciclo de regeneración. En ese momento, el producto pasa disuelto en agua por el interior de la resina, dejándola limpia de cal. El consumo en cada dispositivo por regeneración varía según el modelo.

Sal descalcificadora