Es un aditivo transparente con un fondo violeta. Está compuesto a base de sales solubles, con diferentes materiales como cobalto, zinc, plomo o cobre. Estos ayudan a cambiar la pintura de estado líquido a sólido en un tiempo menor al natural.

Este proceso sucede por la presencia de un ión metálico que absorbe el oxígeno, de modo que genera una oxidación de los aceites y, con ello, acelera el tiempo de secado de la pintura. Se añade a pinturas, barnices, esmaltes y tintes, entre otros. Debe mezclarse bien para conseguir una buena homogeneidad.

Secante líquido