Es un producto compuesto principalmente de silicona con una textura viscosa en su aplicación que solidifica al aplicarlo. Permite el pegado y sellado de multitud de materiales, tanto en interiores como en exteriores.

Existen diferentes tipos y en función de su uso ofrecen diferentes propiedades tales como elasticidad, resistencia a temperaturas elevadas y resistencia a agentes meteorológicos externos.

Su uso más común es para sellar grietas en cocinas y baños ya que evitan la aparición de moho. Es fundamental escoger el sellador adecuado para conseguir un resultado óptimo. Existen 3 tipos de siliconas, la neutra, no daña las superficies, huele muy poco y es adecuada para exteriores. La acrílica, no huele, merma muy poco, es pintable y especialmente indicada para sellado de juntas en interiores. Por último la ácida o acética es olorosa y difícilmente pintable, aunque de secado más rápido. Se puede usar en exteriores pero puede deteriorar los materiales delicados.

Sellador de silicona