Es el elemento más visible desde el exterior de la vivienda de un sistema de alarma. Normalmente está fabricada en plástico duro para soportar mejor la instalación en la fachada exterior de la casa o negocio y cuenta con algún elemento luminoso o flash.

Su principal función es la disuadir visualmente a los posibles ladrones o de alertar a propietarios y personas que se encuentren en las cercanías con una potente alerta sonora y con aviso luminoso de intrusión o flash. Funciona de forma independiente de la sirena integrada en el sistema de alarmas. Cuando el sistema de alarma se activa por alguna apertura de puerta o debido a algún sensor de movimientos, la sirena exterior también se activa durante unos minutos. Se alimenta habitualmente con pilas, aunque también existen modelos solares o con alimentador eléctrico.

Para su instalación es necesario colocarla en algún lugar alto y visible desde el exterior. Además, cuenta con protección contra arranque de la pared cuando se activa la alarma sonora y luminosa, para evitar que pueda ser desconectada antes de intentar la intrusión.

Sirena exterior