Es un parasol compuesto por un mástil articulado que sujeta una tela que se abre en forma de paraguas. El mástil lleva una pieza acabada en punta acoplada que permite que se sujete a la arena con fuerza. Está fabricado en aluminio, acero o poliéster y cuenta con un acabado especial que resiste la humedad y el salitre del mar.

Se utiliza para crear una zona de sombra en la playa, campings, jardines o terrazas. Se puede inclinar y regular la altura. La tela puede tener diferentes estampados y suele ser gruesa, algunas cuentan con protección UPF 50+. Para su uso fuera de la arena, se utiliza un pie de parasol rellenable para su sujeción. 

Sombrilla para playa