Pintura con color, en base agua o disolvente, junto con un gas que actúa de propelente. Tiene distintos acabados, como mate, satinado o brillante, y sus tonos siguen el código RAL. Se incluye en un envase fabricado en metal, provisto de una boquilla difusora en la parte de arriba, que al apretarse acciona una válvula que permite la salida del producto en forma de aerosol.

Se usa para decorar en trabajos rápidos, en superficies de difícil acceso y en muebles. Debe aplicarse en exterior o en un lugar muy bien ventilado. Para utilizarlo, debe agitarse el bote para que se mezclen los componentes y colocarse en posición vertical para evitar el goteo, a una distancia de entre 25 y 30 cm de la superficie. Se acciona el pulsador y se mueve la mano de forma regular de arriba abajo o de izquierda a derecha para obtener un resultado homogéneo.

Spray decorativo