Se trata de un herraje fabricado en metal y en plástico. Tiene forma alargada y en su extremo inferior tiene tres puntas que sirven para la perforación sobre una superficie. En el otro extremo cuenta con una incisión en forma de cruz para su introducción mediante un destornillador o atornillador.

Se utiliza para la fijación de objetos sobre materiales blandos, como las placas de cartón-yeso. Este anclaje no necesita de la apertura de un agujero previo, ya que su cualidad autoperforante hace que se introduzca directamente sobre la superficie, para después meter el tornillo sobre él.

Taco autoperforante