Es una herramienta de mano con forma rectangular, aunque también la puedes encontrar terminada en punta, de unos 40-50 cm de longitud. Se utiliza para aplicar y allanar el mortero en una superficie, normalmente una pared o un muro. Por su gran tamaño, los albañiles suelen cargar una pequeña cantidad de mortero en ella utilizándola como soporte y luego emplean una llana para alisar la pared.

Los tipos de talochas más frecuentes son de plástico, utilizada para alisar la superficie, de aluminio, utilizada para alisar o como soporte del producto y de esponja, utilizada para limpiar la superficie cuando se azuleja.

Talocha