Es un tipo de masilla reparadora compuesta por distintos polímeros en estado acuoso que permiten que el producto sea flexible y fácil de conservar. Es idónea para rellenar y reparar las fisuras de cualquier superficie. Debido a su composición, no merma al aplicarse. Una vez seca es de fácil lijado y resistente al ser taladrada.

Para aplicarla, es necesario disponer de una llana o una espátula, según el tamaño de la grieta a reparar. Se debe depositar en la herramienta la cantidad justa para cubrir el desperfecto y deslizar el producto sobre la superficie. Una vez seca, hay que alisar con lija la superficie para su posterior pintado.

Tapagrietas