La teja cerámica es el elemento más tradicional para evitar que el agua caiga y dañe las cubiertas de los tejados. Estas tejas son de diferente forma y están normalmente fabricadas a partir de arcillas y con procesos industriales que garantizan una escasa absorción al agua y una resistencia muy grande.

La mayoría de las tejas que hoy se fabrican permiten cierta carga durante su uso y se puede transitar por ellas con precaución, lo que resulta muy propio en caso de restauración o arreglos en las cubiertas. Las hay de muchos colores y acabados, siendo el clásico el color rojo, continuando con los ocres, colores cementosos o negro. El diseño de la teja más estándar la clasifica en teja curva, teja plana y teja mixta, que combina ambas.

Teja cerámica