Es un tipo de teja completamente plana hecha a partir de lajas de piedra natural de pizarra. Es básicamente de color negro, con distintas intensidades, según la procedencia. Aunque las tejas son de diferente tamaño y forma, lo más habitual es encontrarlas en forma rectangular y medidas de 32 x 22 cm.

La instalación de las tejas de pizarra se realiza clavándolas, atornillándolas o mediante ganchos a rastreles promediados y paralelos fijados en la cubierta. Se colocan solapadas unas a otras, con el solape necesario, normalmente de 1/3 del tamaño, según la inclinación que se da a la instalación. Se empieza a colocar desde el alero y en líneas horizontales con los bordes laterales juntos. La segunda fila se coloca desplazando media pizarra y completando la fija también con los bordes laterales juntos, con lo que se consigue tapar todas las juntas, evitando las goteras.

Teja de pizarra