En relación con la madera, consiste en la aplicación de tintes para cambiar su color y darle un aspecto renovado y cuidado. Este material solo acepta intensificar el color ya que un tinte más claro no sería eficaz.

La madera debe estar a poro abierto ya que, si está barnizada o encerada, el tinte no penetra. Si fuera necesario, se debe decapar o lijar la superficie. Existe tinte al disolvente y al agua de diversos colores. Ambos se aplican con brocha o muñequilla de algodón.

Teñir