Es una pieza tubular fabricada en PVC consistente en un codo de 45 grados cuyos extremos presentan diámetros diferentes, siendo uno mayor que el otro, con el fin de encajar con uno de los extremos del canalón. 

Constituye un remate final y su función es la de reconducir los líquidos a un desagüe. Su curvatura evita que se acumulen restos que puedan crear obstrucciones. Se encaja a presión al propio canalón y es conveniente añadir pegamento específico de PVC para que quede estanco.

Terminal de bajada