Es una sustancia que se usa para cambiar el color de la madera sin que pierda la veta, que es su principal característica. Se utiliza para interior y exterior, sobre cualquier madera en crudo o decapada.

Para su aplicación, es necesario limpiar toda la superficie para eliminar los restos de polvo o grasa. Si la madera está barnizada o pintada, hay que utilizar decapante para dejarla natural y aplicar el producto con muñequilla de algodón o brocha en el sentido de la veta. Después, hay que retirar el exceso con un trapo y, una vez seco, lijar la superficie con lana de acero 000. Para fijar el tinte y proteger la madera de las manchas, debe aplicarse sobre el tinte barniz, cera o protector.

Tinte para madera