Es una placa compuesta de acero y de forma alargada. Un extremo tiene un ángulo de 90 grados, mientras que el otro está inclinado para facilitar su colocación y retirada. Cuenta con un pequeño bloque macizo situado en la cara superior.

Se utiliza para el montaje de suelo laminado. Para su utilización, se coloca el ángulo recto en el extremo opuesto que no se va a unir de la lama, apoyando el cuerpo plano de la herramienta encima de la lama. Después, se golpea poco a poco en el bloque macizo que sobresale para ir introduciendo una lama con otra de forma que queden totalmente unidas. Por último, se levanta la herramienta tirando del extremo inclinado hacia arriba.

Tiralamas