Es un paño húmedo indicado para retirar la suciedad de ventanas, espejos y cristales. Ofrece un secado rápido y no deja marcas, rayas o pelusas.

Es útil para eliminar residuos como aceite, grasa, pintura, hollín, adhesivos o siliconas. Hay modelos específicos en función de la superficie que desea limpiarse, como lunas de coches, puertas de chimenea o vidrios domésticos, entre otros.

Toallita limpiacristales